Peine o cepillo, ¿como elegir el correcto?

Como siempre nuestros amigos de revistamujer.cl tienen artículos muy interesantes y uno que otro se los compartimos para que ustedes también tengan esa oportunidad de aprender y saber más.

 

Escoger el peine y el cepillo adecuados no se puede dejar al azar. Por el contrario, hay que considerar variables como el tipo de cabello, su longitud y sus características esenciales como textura y elasticidad. Eventualmente una elección errónea desencadena problemas en el cuero cabelludo: la aparición de alergias y de caspa están entre las afecciones más comunes. Siga esta guía para saber qué modelo comprar y cómo usarlo para que el cepillado sea una rutina placentera y satisfactoria.
Janet Barra / 06 marzo 2014

De peluquería

Toda la gama de cepillos redondos térmicos con filamentos flexibles son especiales para trabajar el ‘brushing’. “Son modelos más técnicos que hay que saber ocupar. Ayudan a mantener el calor mientras se seca el cabello y sus orificios propician la circulación del aire. El más grande es perfecto para cepillar un cadejo voluptuoso y dejarlo superlustroso”, detalla Gonzalo Leonidas, dueño del salón Leonidas Hairdresser. Y advierte: “Las versiones que están hechas con cerdas de jabalí aportan un brillo extremo, pero es más difícil su manipulación”.

Ahora bien, si se cuenta con la habilidad y la destreza se puede lograr un look con ondas relajadas o bien generar volumen en una melena lacia. Los más pequeños se emplean tanto para dar forma  tanto a una melena corta como a un flequillo.

El cepillo pulidor, como se le conoce técnicamente, es eficaz para finalizar un peinado, especialmente aquellos ultratirantes, y también para desenredar melenas vaporosas. Su asa suele ser de madera, por lo tanto su uso se restringe al cabello seco.

1

 

No más peleas con el cepillo

Aquellos de paleta cumplen dos funciones: desenredar una melena y amasar el cuero cabelludo. “Su acolchado se ajusta a la forma de la cabeza y las puntas con terminaciones redondeadas masajean la zona”, afirma el estilista Gonzalo Leonidas. Mientras más grande sea la espátula abarcará mayor cantidad de cadejos. “Cumplen con llevar la grasitud natural del casco a través de todo el cabello”, complementa Alejandra Urzúa,  de peluquerías CutMe. Uno de los modelos más recomendables y novedosos se llama Tangle Teezer, un producto importado desde Inglaterra que precisamente se encuentra disponible en este salón de belleza. Sus hebras de plástico superdelgadas, dispuestas de forma irregular, optimizan el cepillado pues se deslizan con facilidad en todo tipo de melenas y no traccionan el cabello. Se recomienda para quienes sufren de alopecia, pues su uso reduce la caída del pelo.

Las cerdas de este tipo de cepillos suelen ser de plástico, lo que en algunos casos genera una indeseable estática. Sin embargo, aquellos modelos cubiertos con iones negativos no solo aminoran la carga eléctrica, sino que dejan un acabado sedoso y brillante.

Un cepillado correcto

Una rutina de peinado adecuada comienza con un seccionado en cuatro partes: dos en la zona delantera y dos en el área posterior. “Lo ideal es que el cabello esté húmedo en un 80%. Para secarlo hay algunas toallas de algodón que eliminan el exceso de agua, luego se recurre a una peineta para desenredar las puntas”, advierte Carla Vergara, colorista del salón La Guapa Simona. A quienes tienen una melena ensortijada o teñido se les recomienda realizar este paso en la ducha junto con el acondicionador. “Si se peina cuando está seco, las ondas se desarman y aumenta el frizz y el volumen”, afirma la peluquera Montserrat Niño.

images-3

No más nudos


 

Los peines tienen diversas utilidades dependiendo de su forma y del espacio de sus dientes. Aquellos que poseen una gran separación son los mejores para cabellos ondulados, crespos y rizados pues mantienen la elasticidad del rulo. En estos casos se aconseja cardar con el cabello húmedo, y para ello es recomendable que la peineta sea de un material plástico antibacteria.  En general, un ejemplar de estas características desenmaraña hasta las melenas más enredadas, siempre y cuando el carmenado sea delicado, comenzando desde la mitad del cabello hacia abajo hasta las puntas.

 


Algunas de ellas son un complemento para lograr un liso extremo cuando se utiliza la plancha térmica. En estos casos es esencial que sean de un acrílico resistente al calor o de carbón.


 

Además, facilitan los peinados que necesitan un seccionado de la melena. “La peineta está diseñada para efectuar divisiones o para precisar detalles. Aquellas con punta son ideales para hacer partiduras o  trenza María, porque ayuda a coger los cadejos de cada lado”, asegura Montserrat Niño.

 


Cepillo o peineta


 

La diferencia entre uno y  otro es que la peineta es, en rigor, para carmenar, mientras que el cepillo masajea el cuero cabelludo, activando las glándulas sebáceas y fomentando la irrigación sanguínea. Cada mujer debería contar tanto con un peine como con un cepillo de paleta y/o uno térmico para dar estilo y forma a la melena.

 

Artículo original